UA-93115614-1 969864758">
 

¿Pueden los médicos negar la atención a un paciente?


atención medica

El Dr. Domingo Castillo, Director Médico del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, nos comparte una interesante reflexión con respecto a este tema. Reconoce que no se trata de un tema fácil. Pero que “la profesión médica no está para definir la connotación moral de un acto y con esa connotación moral proceder. Nosotros, como profesionales, atendemos a la persona que necesita ayuda o pide ayuda, sin hacer una evaluación o ponderación de una circunstancia moral. Nuestro problema no es ese, nuestro problema es quien busca ayuda, que es un paciente”.


Objeción de conciencia con el paciente


Sin embargo, explica que en medicina muchas veces se dan situaciones complicadas, que bordean algunos límites o ciertos parámetros establecidos. Los cuales, se dan generalmente al conocer ciertos antecedentes de un paciente. Por ejemplo, “con personas que han cometido violaciones a los Derechos Humanos o que han cometidos delitos de connotación sexual con niños”, explica.


En ese tipo de casos, hay profesionales que “solicitan una objeción de conciencia y lo que hace el sistema o la institución, o esa misma persona que se niega, es asegurar que otro lo atienda, entonces no se le niega la atención, yo me omito personalmente (…) pero yo creo que no es procedente que un profesional de la salud haga un juicio moral respecto de una persona que en pandemia hace una fiesta o que no se quiere vacunar. No corresponde que uno niegue la atención, lo cual no quita que yo tenga mi opinión sobre eso, pero llegado el momento en que me ponen en otro marco que es atención o no atención. No tengo que involucrar mi visión moral frente a la decisión”, plantea.


Los médicos no pueden negarse a aceptar a una persona por razones étnicas, raciales o religiosas

Los médicos no tienen una discreción ilimitada para negarse a aceptar a una persona como paciente nuevo. Debido a que gran parte de la medicina está relacionada con las regulaciones federales, los médicos no pueden negarse a aceptar a una persona por razones étnicas, raciales o religiosas.


Tampoco pueden discriminar en función del sexo de la persona, a menos que el sexo del paciente sea relevante para la especialidad del médico. Fuera de estas áreas protegidas, los médicos tienen una gran libertad para negarse a aceptar personas como pacientes.


Razones más comunes


La razón más común para negarse a aceptar a un paciente es la posible incapacidad del paciente para pagar los servicios médicos necesarios. Los pacientes deben recibir alguna indicación de los requisitos financieros cuando programan una cita para recibir tratamiento para evitar que se demoren en hacer otros arreglos para la atención mientras esperan una cita en la que no recibirán tratamiento.


Si bien no se ha establecido claramente que concertar una cita crea una relación médico-paciente, sería difícil explicarle al jurado por qué alguien que necesita atención urgente fue rechazado después de haber esperado una cita. Una decisión defendible de no aceptar a un paciente por razones financieras puede parecer cuestionable en retrospectiva si la persona resultó lesionada por la demora posterior en recibir atención médica.


Algunos médicos no tratarán a determinadas personas o clases de pacientes.


Quizás la restricción más común es negarse a tratar a los pacientes involucrados en accidentes que darán lugar a un litigio. Algunos médicos se niegan a tratar a los abogados. Muchos obstetras se niegan a tratar a una mujer embarazada que busca atención médica por primera vez después del sexto mes de embarazo.


Estas decisiones son miopes en un mercado competitivo y éticamente cuestionables en un mercado donde pueden dificultar que las personas afectadas obtengan atención; pero no son ilegales.



Fuente: https://bit.ly/3I261q8

Entradas recientes