UA-93115614-1 969864758">
 

10 errores que cometen los médicos inteligentes


 médicos inteligentes

Los médicos son seres humanos que tienen los mismos defectos que una persona con otros estudios y cometen los mismos errores que todos los demás. Y HOY, te mostramos los 10 errores que cometen los médicos inteligentes ¡EVÍTALOS!


10 errores que cometen los médicos inteligentes


1. Crear toda tu identidad en torno a tu carrera.


Cuando alguien te pregunta a qué te dedicas, ¿cómo respondes? La mayoría de los médicos dicen: “Soy médico” o “Soy (insertar especialidad)”. Intenta esto en su lugar: “Yo practico la medicina” o “Yo practico (escriba la especialidad)”. Es un cambio sutil, pero hace una gran diferencia en cómo te ves a ti mismo. Cuando lo que haces se convierte en lo que eres, queda poco espacio para todas las demás partes de ti. Hacer este cambio no significa que seas menos médico. Simplemente significa que reconoces que eres mucho más que un médico.


2. Olvidarse de ponerse primero la máscara de oxígeno


La cultura de la formación médica nos enseña a anteponer siempre las necesidades de nuestros pacientes a las nuestras. Eso puede funcionar por un tiempo, incluso años o, a veces, décadas. Pero en algún momento, nos quedamos sin aire y no podemos ayudar a nadie más ¡DEDÍCATE TIEMPO DE CALIDAD!


3. No adquirir conocimientos financieros


La importancia de la educación financiera ha sido documentada a través de diversos estudios que prueban: A mayor educación financiera, más ahorro, mejores decisiones de inversión, un uso más racional del crédito, menores niveles de endeudamiento, mejores pensiones y mayor nivel de vida.


4. No proteger TÚ tiempo.


El tiempo de los médicos se mueve en muchas direcciones y, a menudo, no hay límites claros establecidos para protegerlo. Si se dejara que los médicos tomaran las riendas de su tiempo por sí mismos, elegirían hacer las cosas que más les importan, y sus charlas, artículos y reuniones serían mucho más interesantes cuando las hicieran por su propia voluntad.


5. No saber nuestro valor.


A menudo olvidamos que la medicina no puede funcionar sin el médico. Piden tiempo o recursos adicionales para servir mejor a sus pacientes o hacer x, y o z y luego se enfadan cuando la respuesta es no. Preguntan en lugar de decir. Olvidan que el sistema los necesita más que ellos al sistema.

Olvidamos nuestro verdadero valor. No somos solo proveedores. Brindamos atención desde una profundidad de conocimiento y capacitación que nadie más a nuestro alrededor puede siquiera acercarse a tocar. Asumimos un nivel de responsabilidad que nadie más tiene ni quiere. Somos el MVP del juego médico. No olvidemos eso.

6. No crear una declaración de misión personal


La mayoría de los lugares donde trabajan los médicos tienen algún tipo de declaración de misión que describe los objetivos o valores de una organización.


Pero, ¿cuántos médicos tienen una declaración de misión personal por la que viven?


Los expertos sugieren encarecidamente que cada nuevo médico cree una declaración de misión personal para su vida y la consulte cada vez que tome decisiones profesionales en el futuro.


7. Buscar la medicina para curarnos a nosotros mismos.


“La mayoría de las personas ingresan a la medicina para curarse a sí mismas. En el proceso, a veces también curan a otros”.

Tenemos que ser muy conscientes de que, independientemente de lo que nos trajo a esta carrera, la mayoría de los médicos son ayudantes de corazón, y su propósito principal aquí es curar a los demás, no a ellos mismos. Si estás buscando medicina para sentirte inteligente, importante, digno o rico, estás en el lugar equivocado.


8. No cuidar primero de los nuestros.


Antes de ayudar a los demás, tienes que ayudarte a ti mismo.


9. Olvidarse de cultivar amistades.


La medicina es a menudo un negocio solitario. Haz planes con amigos, familia y toma el teléfono cada vez que puedas para recordarles cuanto los quieres.


10. Olvidar quiénes éramos antes de la medicina


¿Recuerdas tu yo pasado? ¿Recuerdas su pasión?


Esa persona todavía está allí. Todavía eres tú. Tal vez todavía hagas algunas de estas cosas. Pero detuviste a algunos de los otros. Te olvidaste de tus pasiones. Olvidaste lo que te ilumina. Olvidaste quién eres.


No olvides leer: 10 consejos para controlar la ira dentro del consultorio médico

 

Fuente: https://bit.ly/3LWZazj

Tags:

Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square