UA-93115614-1 969864758">
 

10 consejos para controlar la ira dentro del consultorio médico


medico enojado

Incluso los pacientes que normalmente están tranquilos pueden llegar rápidamente al punto de ebullición cuando la enfermedad amenaza su salud, movilidad e independencia. El dolor y el miedo pueden provocar un aumento del estrés, la ansiedad y la frustración, lo que puede dar lugar a la ira e incluso a la pérdida del control por parte del paciente, llegándote a contagiar.


10 consejos para controlar la ira dentro del consultorio médico


1. Piensa antes de hablar


En el calor del momento, es fácil decir algo de lo que luego te arrepentirás. Tómate unos minutos para ordenar tus pensamientos antes de decir algo, y permite que otras personas involucradas en la situación hagan lo mismo.


2. Una vez que estés tranquilo, expresa tu enfado


Tan pronto como estés pensando con claridad, expresa tu frustración de una manera asertiva, pero sin confrontaciones. Expresa tus preocupaciones y necesidades de forma clara y directa, sin herir a los demás ni intentar controlarlos.


3. Haz algo de ejercicio


La actividad física puede ayudar a reducir el estrés. Si sientes que tu ira aumenta, sal a caminar o correr a paso ligero, o pasa algún tiempo haciendo otras actividades físicas agradables.


4. Tómate un tiempo de espera


Los tiempos de espera no son solo para niños. Tómate descansos breves durante los momentos del día que tienden a ser estresantes. Unos momentos de tranquilidad pueden ayudarte a sentirte mejor preparado para manejar lo que se avecina sin irritarse o enojarse.


5. Identificar posibles soluciones


En lugar de concentrarte en lo que te hizo enojar, trabaja para resolver el problema en cuestión ¿El paciente está desesperado? Respira y dale un momento. Recuerda que la ira no arreglará nada y podría empeorarlo.


6. Apégate a las declaraciones ‘I’


Para evitar criticar o culpar, lo que podría aumentar la tensión, usa oraciones con “yo” para describir el problema. Se respetuoso y específico.


7. No guardes rencor


El perdón es una herramienta poderosa. Si permites que la ira y otros sentimientos negativos desplacen los sentimientos positivos. Es posible que te veas absorbido por tu propia amargura o sentido de injusticia. Pero si puedes perdonar a alguien que te enojó, ambos podrían aprender de la situación y fortalecer su relación.


8. Usa el humor para liberar tensiones


Aligerar puede ayudar a disipar la tensión. Usa el humor para ayudarte a enfrentar lo que te enoja y, posiblemente, cualquier expectativa poco realista que tengas sobre cómo deberían ir las cosas. Sin embargo, evita el sarcasmo, ya que puede herir sentimientos y empeorar las cosas.


9. Practica habilidades de relajación


Cuando tu temperamento estalla, pon a trabajar tus habilidades de relajación. Practica ejercicios de respiración profunda, imagina una escena relajante o repite una palabra o frase tranquilizadora, como “Tómatelo con calma”. También puedes escuchar música, escribir en un diario o hacer algunas posturas de yoga, lo que sea necesario para fomentar la relajación.


10. Se consciente de cuándo buscar ayuda


Aprender a controlar la ira es un desafío para todos a veces. Busca ayuda para los problemas de ira si pareces estar fuera de control. Sí te hace hacer cosas de las que te arrepientes o lastimas a quienes te rodean.


 

Fuente: https://bit.ly/3rbju8d

Tags:

Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square